Contacto

Pascual Educación Canina

 

Facebook: Pascual Educación Canina

 

Correo electrónico: animalantesquepersona@gmail.com


También puede llamarnos al teléfono: 617335217 o bien utilizar nuestro formulario de contacto.

Horario

Flexibilidad acorde a las necesidades de cada Cliente.

Póngase en contacto con nosotros usando nuestro formulario y le contestaremos con la mayor brevedad posible.

Miles de animales necesitan ayuda. Da igual si es de forma económica, ayuda con Voluntariado, paseando perros, donativos de correas, mantas... siempre hay una forma de ayudar, BUSCA LA TUYA!!

Nuestra oferta

¿Desea conocer mejor nuestra oferta? En nuestra sección de servicios obtendrá información detallada.

Pascual Educación Canina en redes sociales :

Tras la huella del Lobo

Echar una mirada atrás en el tiempo para comprender su pasado. Comprender su pasado para respetarles en el presente.

Hoy ya resulta innegable el hecho de que el antecesor directo del perro doméstico es el lobo gris. Esto no quiere decir que nuestro Yorkshire Terrier, que está durmiendo encima de nuestras piernas mientras leemos este artículo sea, ni mucho menos, un lobo. Proviene de éste como nosotros provenimos del Homo Erectus, no somos iguales a éstos pero guardamos muchísimas similitudes con este cercano antecesor. Sobre todo en lo más básico.

 

Compartimos similitudes tales cómo la transmisión de las emociones. Expresamos de igual forma la felicidad, el miedo, la calma... También nos atraen objetos o animales en movimiento, apreciamos los colores de las frutas, nos gusta la caza y la competición aunque para nosotros cazar se haya convertido en partidos de tenis dónde la pelota hace de presa y la raqueta de arma, una carrera de formula1 dónde la adrenalina y la velocidad nos entretiene y sacia un instinto de persecución latente, el clásico balón prisionero dónde claramente se caza con arma arrojadiza a presas en movimiento, el pilla, pilla, dónde practicamos de forma aún más clara un juego de caza... Somos diferentes a nuestro antecesor el Homo Erectus y a la vez, en algunos puntos, parecidos o casi iguales. De ellos nos separa una capacidad cognitiva superior y ampliamente desarrollada por nuestra parte. Estas similitudes no es un secreto, lo conocen todos los publicistas del mundo. Ellos conocen qué fórmulas funcionan para atraer nuestra atención hacia sus carteles o spots publicitarios y cúales no. Para ganar nuestra atención se centran en bombardearnos con atractivos básicos, primarios y que calan en todas las personas, tales como la aceptación social. Nos dícen: come sano y tendrás un tipo mejor, te verás mejor, te verán mejor. Intentan atraer nuestra atención con colores fuertes y vivos curiosamente iguales que las frutas maduras óptimas para ser ingeridas por nuestro no tan lejano antecesor. Carteles con connotaciones sexuales que nos hacen desear al modelo de la foto o querer ser cómo él... Como decía antes, no somos tan distintos.

 

Cuento todo esto porque pienso que, primero, antes de entender y respetar al perro como especie descendiente del lobo, hemos de apreciar que nosotros también tenemos latentes necesidades básicas de nuestros antecesores, aunque a veces nos pasen desapercibidas. Por todo esto puedo decir sin que suene a barbaridad que el perro tiene necesidades que ha de saciar tales como la de la caza, la cooperación y el entorno social, pertenecientes a su antecesor, el lobo.

 

Que nuestro perro, evidentemente, no necesite cazar para sobrevivir, no quiere decir que no le guste simular una buena cacería. Al igual que el que nosotros no necesitemos salir armados con palos dispuestos a cazar a un tigre dientes de sable, no quiere decir que no nos guste todos los domingos armarnos con nuestras raquetas y echar unas partidas de padel con unos cuantos amigos.

 

La diferencia entre ambas especies, humana y canina, radica en el hecho de que nosotros somos seres humanos racionales que hemos aprendido a vivir artificialmente en un mundo diseñado por nosotros mismos y ellos son animales más instintivos que están más ligados a la naturaleza y a lo que realmente han nacido para ser. Para ellos resulta más complicado entender nuestro mundo artificial en el cual se ven obligados a vivir y a adaptarse. Sus necesidades están más a flor de piel y poseen menos recursos que nosotros para entretenerse o saciarlas. Nos necesitan para ser completos y, desgraciadamente, muchas veces no les ayudamos por desconocimiento.

 

 

Visto todo esto vamos a hacer una inmersión en lo que es realmente un perro, lo cual no es otra cosa que un animal perteneciente a dos grupos básicos:

Pincha en el botón del grupo en el que estés interesado para saber más.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Pascual Educación Canina